sábado, 21 de noviembre de 2009

LOS GUANDOS - Joaquín Gallegos Lara & Nela Martínez


Título: Los Guandos

Autor: Joaquín Gallegos Lara (Guayaquil, Guayas, 1911; Guayaquil, Guayas, 1947)
Nela Martínez Espinosa (Cañar, Cañar, 1912; La Habana, Cuba, 2004)

Año de publicación: 1982
Edición: Editorial El Conejo, segunda edición, 1983

Páginas: 319, presentación+2 partes+vocabulario

NELA MARTÍNEZ (Cañar) y JOAQUÍN GALLEGOS LARA (Guayas) fueron una síntesis, una fusión durante un lapso importante de sus vidas, como compañeros y luchadores sociales. Y continúan siéndolo (Costa y Sierra, indio y montubio, hombre y mujer) en este libro –Los guandos- en el que dos discursos narrativos aparentemente (y realmente) opuestos por largos años –el realismo social de la década de los años 30 y la manera más profunda de decir y contar de las promociones posteriores- se unen para conformar un solo corpus novelesco que desmiente, en sí y por sí mismo, toda una polémica en que padres y parricidas nunca dejaron de amarse. El indio desde adentro, entonces, como ser y accionar, en esta espléndida novela.

El libro del que hoy hablaremos es “Los guandos”, escrito al alimón entre Joaquín Gallegos Lara y Nela Martínez. Lo primero que conviene hacer es explicar en qué consistió la redacción de esta novela, pues el mero hecho de estar escrito a cuatro manos es algo que a mí me pone bajo alerta, por lo menos. La historia de la literatura (la historia que yo conozco, que no me he leído todos los libros del mundo) ya tiene muchos ejemplos de experimentos semejantes, en los que dos autores diferentes trabajan a la vez en una misma obra. Alguno ha salido bien (ahora mismo sólo me vienen a la cabeza las colaboraciones entre Borges y Bioy Casares que, sin tener la calidad de las obras propias de cada uno de ellos, son muy recomendables), pero la mayoría ha dado un resultado desastroso. Supongo que eso se debe a que cuando un proyecto es dirigido por dos mentes independientes cada una de ella tiene que sacrificar parte de sus ideas, de su talento narrativo y de su estilo para poder acomodarse a las ideas, el talento y estilo de la otra. Por otro lado, no nos engañemos, la forma de escribir de un hombre y una mujer es demasiado diferente como para que la fusión de ambas no de cómo resultado un caos. Eso era algo que me preocupaba de esta novela, más aún habiendo leído antes a Gallegos Lara, quien tiene un estilo muy definido. Afortunadamente mis peores expectativas no se han cumplido.

“Los guandos” es una novela que empezó a escribir Joaquín Gallegos Lara en 1935. Tras definir la estructura y redactar los primeros capítulos, envía el manuscrito a Nela Martínez para que lo guarde, con la intención de retomarla y completarla más adelante (es digna de alabanza esta edición, pues reproduce una copia de la carta que envía Gallegos Lara a Nela Martínez). El guayaquileño fallece prematuramente y “Los guandos” se pierde durante cuarenta años. Cuando Nela Martínez lo vuelve a encontrar asume que tiene la deuda de terminar la obra de su amigo.
Por todo ello esta novela tiene dos partes muy definidas. La primera, la más corta, escrita por Joaquín Gallegos Lara y la segunda escrita por Nela Martínez empleando la planificación de su compañero pero siendo fiel a su propio estilo. “Los guandos” está escrito por dos autores pero está formado por dos novelas, dos novelas relacionadas en el tema pero independientes en muchos otros aspectos.
Dicho esto hablaremos de la obra en sí. Luego regresaré al tema de las dos novelas en una.
“Los guandos” es una novela que podríamos inscribir en la corriente indigenista que se dio en la literatura ecuatoriana durante la década de los treinta y cuarenta, corriente que estuvo abanderada por “Huasipungo”, de Jorge Icaza. Esta novela es un alegato por la dignidad del indio, raza siempre vencida en el Ecuador desde el establecimiento de la colonia. Además funciona como denuncia a la explotación del hombre por el hombre y a la cruel opresión a la que se ven sometidos los indios por cholos y criollos.
La historia trata sobre un joven heredero de una buena familia cuencana quien, para medrar en política, decide organizar un guando con el que transportar un enorme generador eléctrico que podrá iluminar toda la ciudad de Cuenca. Para definir qué es un guando podemos utilizar el glosario que aparece al final de la obra:
Transporte de grandes cargas en andas sobre los hombros. Los indígenas han sido los únicos guanderos del país.
Hay que mencionar que, aunque las dos partes que conforman la novela están contando las mismas historias, estas son muy diferentes entre sí. En la primera parte da la impresión de que Gallegos Lara pretendía construir una novela más al uso. Presente varios personajes y varias historias que se desarrollan alrededor de la principal, la de la contratación del guando. Nela Martínez, por su parte, a lo que da énfasis es a la denuncia social. Es cierto que recoge todos los cabos sueltos que aparecen en los primeros capítulos y los deja atados, pero mientras algunos los ata al vuelo y luego se olvida de ellos (las historias en torno al contratista, Roberto Recalde: su noviazgo, el vicio de su hermana, su relación con Enrique Hidalgo o su propia ambición), a las historias de los indios les da una mayor importancia. En el capítulo VI de la segunda parte vemos cómo la autora nos narra toda la expedición del guando, entre la estación de tren de Huigra, donde está la maquinaria, y Cuenca. Es un capítulo muy largo y muy bien escrito, con el que realmente consigue transmitir la impotencia de los indios ante las continuas vejaciones e injusticias que sufren a manos de cholos y criollos. Al leerlo me quedó muy claro que este es el capítulo con el cuál había decidido Joaquín Gallegos Lara para finalizar la novela, pues resulta muy conclusivo para todas las sub-tramas. Sin embargo Nela Martínez añade cuatro capítulos más que apenas guardan relación con lo narrado anteriormente, capítulos en los que se explica cómo Pablo Faicán se convierte en el mesías de los indios de Ecuador.
En general diré que es una novela, un duplo de novelas, muy recomendable y que cumple a la perfección su objetivo. Si algo podemos achacar es una cierta irregularidad en los capítulos de la segunda parte, ya que en ocasiones se pone tan poética que se vuelve demasiado densa, cosa que no ocurre en los primeros episodios. Pero igualmente se lee muy bien.

 
 
Puntuación: 73/100

Descarga directa  LOS GUANDOS  Joaquín Gallegos Lara & Nela Martíne

No hay comentarios:

Publicar un comentario